13 agosto, 2008

Fideicomiso cultural

Rebeca Pérez Vega firma para el portal mexicano Milenio.com una nota titulada:
La Secretaría de Cultura incubará empresas.

“... la Secretaría de Cultura de Jalisco (SCJ) establecerá el programa Incubarte, un modelo de financiamiento que funcionará como una incubadora de empresas culturales que apoyará proyectos independientes con recursos, pero también con asesorías especializadas. Este año el esquema tendrá una partida de dos millones de pesos, pero el trabajo comenzará en aproximadamente un mes, cuando se conforme el consejo directivo que definirá qué tipo de propuestas serán favorecidas, apunta el titular de la SCJ, Alejandro Cravioto

Algunos artistas de Jalisco se refirieron a la relación entre creación artística y negocio:

El actor Ricardo Niño, la directora de teatro Yosi Lugo y el grabador Humberto Baca participaron en las mesas de la Gran Alianza y en la elaboración de Incubarte. Los tres creadores coinciden en que la comunidad artística, más que becas o apoyos aislados, necesita “un capital semilla para poder despegar empresas con éxito, pero también asesoría en negocios, porque nosotros sabemos crear, pero no sabemos vender nuestros productos y queremos hacerlo”, detalla Niño”.

Un debate que está muy lejos de ser novedoso en el campo del arte y la cultura. Lo interesante es el formato que la Secretaría de Cultura de Jalisco le está dando a la idea:

Cualquier artista podrá ser apoyado a través de Incubarte. Los requisitos que deberá cumplir el proyecto es que “sea de impacto social, que en el papel sea viable en la parte financiera y que sea trascendente”, aclara Cravioto Lebrija, quien añade que la idea es que Incubarte se convierta en un fideicomiso para que asegure su continuidad, pero también para que el fondo económico recupere la inversión y se nutra de recursos federales, municipales, de la iniciativa privada e incluso de asociaciones internacionales. Por lo pronto, este año Incubarte tiene dos millones de pesos para funcionar. El recurso podría aumentar porque hay posibilidades de que la Seproe también aporte. Para 2009, Cravioto Lebrija ya solicitó tres millones de pesos al gobierno del estado para la incubadora de empresas y también pidió una cifra igual en el Conaculta. (...) “Nos falta la aprobación o aceptación del fiduciario, buscaremos que sea un banco local por la razón de que las decisiones se toman aquí”.

Una forma institucional interesante para lograr la articulación en el tiempo y el espacio de diferentes actores públicos y privados.

3 comentarios:

DG Comercio Exterior dijo...

Muy interesante. Estamos estudiando una herramienta similar en la Ciudad de Buenos Aires para apoyar la internacionalización de algunas industrias culturales.

Fernando de Sá Souza dijo...

Sería muy útil para nuestros lectores tener más información sobre ese proyecto. Quedamos a tu disposición para publicar lo que estimes conveniente.

DG Comercio Exterior dijo...

La verdad es que el tema está todavía muy verde. De cualquier manera, te mantendré al tanto de las novedades para que las suban al blog. Slds y gracias.