05 noviembre, 2008

Cultura y economía: mayor crecimiento

La Nación de Buenos Aires comenta un informe elaborado por la Universidad Nacional de Tres de Febrero:

...en 2007 creció el impacto de la cultura en el producto bruto interno (PBI) por lo cual se ubicó en el 3,25 por ciento. Calculado el PBI en 812.456 millones de pesos la incidencia del sector cultural ronda los 26.416 millones de pesos según cifras del Instituto de Políticas Culturales Profesor Patricio Lóizaga de la Untref. Entre otros datos de interés el dossier de indicadores y sistemas de información agrega que el sector generó 58.200 puestos de trabajo lo que equivale al 3,5% del total de empleo en el país. Hay más cifras. Por ejemplo que las actividades culturales crecieron a un ritmo que dobla el crecimiento de la economía en su conjunto: 57,4% contra 30% y que los sectores que vigorizan dicho incremento son la industria editorial -cuya producción de ejemplares en 2006 registró el récord de 85 millones- y la audiovisual con un promedio de 60 películas por año subsidiadas por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa)” (...)
“A la hora de medir el empleo en industrias y actividades culturales, el sector se define de este modo: edición e impresión de libros; publicidad; cine, radio y TV; bibliotecas y museos, espectáculos artísticos y entretenimiento. Todo el sector ocupa a 350.142 personas, lo que representa el 3,5% del empleo en el país. Según el informe, entre 2006 y 2007 la generación de empleo del sector cultural ha quintuplicado el nivel de toda la economía, en torno del 20% interanual.


El informe de la Untref es más extenso y la nota comentada hace una glosa de los datos económicos recogidos. Una cuidadosa lectura del mismo es obligatoria para cualquiera que se dedique, o pretenda, a la gestión cultural.
La creciente importancia del sector cultura tanto en la generación de valor económico cuanto en la creación de empleo ya no puede ser desconocida desde ningún discurso o disciplina. De hecho ya lo hemos reflejado en nuestro blog respecto de diferentes entornos económicos.
Suele plantearse lo que a nuestro juicio es una falsa dicotomía: la cultura es valiosa por su significación económica o porque provee la argamasa – o sentido – básico de una comunidad.
Decimos que es falsa porque precisamente es esa capacidad de crear sentido la que le confiere aquel enorme impulso económico que la lleva a crecer por encima de las tasas de crecimiento.
En todo caso podríamos preguntarnos por qué razón este fenómeno es más visible hoy que en épocas no tan lejanas de nuestra historia. Una interesante hipótesis a plantear quizás sea que la velocidad de circulación de la información y los ricos y crecientes intercambios simbólicos provocados por la acelerada planetarización de la especie hacen que aumente la demanda de símbolos y experiencias significativas.

Notas Relacionadas:
Industrias Culturales en la Ciudad de Buenos Aires

El precio del ocio y la cultura

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿como puedo ponerme en contacto con vosotros?

mi email es: amonfort@sg.uji.es
gracias

Fernando de Sá Souza dijo...

En un momento te estoy escribiendo a la casilla de correo que nos has dejado. Gracias por interesarte en nuestro trabajo.

Anónimo dijo...

que tal,

también me gustaría estar en contacto con ustedes, ya que actualmente estoy realizando una investigación sobre políticas e industrias culturales en América Latina,
gracias

mi correo es lilianasao@hotmail.com

Fernando de Sá Souza dijo...

Hola Liliana, por otra via te estamos mandando un mail para tomar contacto. Además poder suscribirte a nuestra lista de discusión. Gracias por interesarte en nuestro trabajo.