11 octubre, 2007

Creatividad, poder humano

El portal Neuronilla.com ha publicado un trabajo de nuestra amiga, la ahora Licenciada Ana Sole titulado “La Creatividad, un poder humano”.
Una reflexión que cruza – revisa – los diferentes enfoques teóricos sobre el “proceso creativo” y su propia historia personal.
Desde el vamos su objetivo era:
Quería confirmar que la creatividad es un poder humano, que todos somos potencialmente creativos y que la cultura tiende a cercenar esa capacidad creativa
Muchos cuerpos teóricos han descrito esta condición castradora que suele la cultura ejercer sobre el proceso creativo; pero el acento que Ana pone sobre este aspecto tiene algo de único, de revelador. Probablemente sea el vinculo que establece entre juego, cultura y creación lo que le permite ser tan categórica.
Con el juego, internalizamos valores, lo bueno y lo malo, los recreamos y los manejamos a nuestro saber y entender. El juego nos instala en la cultura y ella se instala en nosotros.”
Se utiliza a sí misma como objeto de estudio; pequeña aldea que describe un mundo – tiempo, espacio – que nos resulta generacionalmente reconocible para quienes estamos en los cincuenta.
Fui creciendo con la certeza de mi imposibilidad e inadecuación para lo creativo, lo artístico y la destreza física. Desconocía que la producción implica un proceso, en el que es necesario mucha paciencia, disciplina y el conocimiento de una técnica. Y que esto no se adquiere en un instante, ni es un don divino, hereditario ni innato sino que se consigue a través de una práctica constante. Una práctica implica prueba y error, y el error no me estaba permitido.
El texto completo se puede bajar desde Neuronilla y vale la pena hacerlo; tanto por la documentada recorrida que hace por las teorías de la creatividad como por lo “creativa” de su propuesta.
Los trasmisores de cultura tenemos que facilitar ese encuentro, tanto para permitir el desarrollo vital y creativo de los otros, como para recuperarlo.”
Un verdadero desafío para quienes pretendemos estar dedicados a la gestión cultural.

4 comentarios:

ana sole dijo...

Cuando hablo que "la cultura castra",lo digo en el sentido de la cultura como la construcción sistémica de la que somos parte integrante y activa. La misma que nos hace ser y hacemos. La Conserva cultural de Levy Moreno. Lo instituido, lo que tiende a permanecer y para permanecer necesita no ser cuestionada.

Paula dijo...

No creo en la "construcción sistémica de la cultura" (sobre todo en nuestro país) Sí, en la creación de sistemas que intentan modificar, alterar, ampliar, cercenar, nuestra cultura. Por ello, considero que la creatividad es un factor importante en el desempeño de cualquier gestor, promotor, para consolidar nuestra cultura.

Fernando de Sá Souza dijo...

Ya se ha dicho que la cultura es, de alguna manera, la resultante de dos impulsos que se entrecruzan e influyen mutuamente: lo instituido como vector que baja desde las formas del poder para moldear la sociedad y lo instituyente que desde abajo va creando su propia dinámica. Entre ambas la cultura va siendo, va creando espacios de mixtura y creatividad más o menos abierta según los tiempos y las circunstancias.

Anónimo dijo...

Coincido con Fernando de Sá Souza, cuando al presentar el trabajo de Ana Solé, señala que hay una coincidencia (poco común en lo que se publica sobre la Creatividad) entre el cuerpo teórico que fundamenta este texto y la singular creatividad de su autora. Leí el texto completo y me fascinó su estilo que condice con lo que cuenta de su vida: ¡pura creatividad! y un placer extra para el lector, dan ganas de seguir leyendo.
Felicitaciones a los dos.
Ana Cafferatta