01 octubre, 2007

Gestión Cultural Independiente reclama reconocimiento

Son iniciativas de lo más diversas; algunos ponen el acento en un determinado leguaje expresivo. Otros en la formación de vecinos interesados en alguna expresión artística.
Utilizan los lugares que pueden, especialmente el espacio público y casi nunca tienen estructuras jurídicas formales. Y sin embargo ocupan un lugar en la cultura de los barrios.
A veces tienen un perfil ideológico muy marcado pero también suelen estar al margen de las políticas partidarias. En ambos casos suelen ser reacios a los enjuagues electorales.
Pero son parte de la democracia y porque muchas veces no coincidimos con sus enfoques políticos es imprescindible que no desaparezcan. Porque son parte de una trama más profunda: la democracia cultural.
En la ciudad de La Plata han conformado una red que reclama el reconocimiento estatal y diversas formas de apoyo. Un recorrido por sus páginas web – las que pudimos encontrar –permite asistir a la profundidad y diversidad de la propuesta más allá de este reclamo que estamos comentando aquí. Dice el diario “Hoy” de esa ciudad:
"La Red de Centros Culturales de La Plata existe desde principios de 2005, a partir de la progresiva confluencia de diferentes voluntades, previamente organizadas en iniciativas grupales, pero con la necesidad vincular sus problemáticas en un nivel macro. De esta manera, actores, poetas, músicos, periodistas, artistas plásticos y otros trabajadores de la cultura se juntarán hoy a partir de las 14 en el playón de la Vieja Estación Provincial (en el barrio Meridiano V°), en torno a un reclamo en común y para el que cada centro ofrecerá una pequeña muestra de lo que está haciendo a nivel estético-cultural. “La actividad está relacionada con la necesidad de poder mantener nuestros lugares de trabajo. Los centros culturales independientes en esta ciudad significan un sostén fundamental, casi todo pasa por ellos, pero los embates constantes de las crisis económicas hacen que cada vez sea más difícil mantenerlos. De hecho muchos tuvieron que cerrar”, señala el actor y director de teatro Omar Musa, referente del Centro Cultural El Núcleo. Juan Montiel, integrante del Centro Cultural de la Vieja Estación Provincial, apunta a tratar de lograr un reconocimiento que trascienda el habitual sentido común con que se la concibe: “Siempre a la cultura se la ha tomado como entretenimiento, cuando en realidad se trata de un trabajo. Un trabajo como cualquier otro, con sus propias particularidades. Mucha gente vive de los distintos cursos que dicta en los centros culturales. Y esta actividad es un disparador para empezar a discutir también eso
Por su parte “El día” de la misma ciudad titula: “Protesta artística de los centros culturales”, comentando: “Una protesta artística realizaron ayer en 17 y 71 diferentes centros culturales considerados "alternativos", que le piden a la Municipalidad que los considere como "lo hace con las bibliotecas populares y otros espacios, tanto en lo referido al fomento de estas estructuras, como así también en las condiciones de habilitaciones impuestas, para que estas puedan ser cumplidas y se reciba asistencia técnica y legal".La protesta incluyó números musicales, teatro, muestras, exposiciones, una radio abierta, danzas, murgas, talleres abiertos, y una práctica de teatro aéreo en una tarde que resultó ideal para las actividades al aire libre por el clima primaveral reinante.Adhirieron a esta iniciativa el Centro Cultural Daniel O. Favero; el Centro Cultural El Núcleo; el Centro Cultural Estación Provincial de Meridiano V; el Centro Cultural Viejo Almacén El Obrero; el Grupo El Faldón; el Centro de Cultura y Comunicación; el Centro Teatro del Fondo; y el Centro Galpón Sur.
Una política cultural democrática debe empezar por escuchar a todos los sectores y promover la mayor participación social posible. La gestión cultural independiente tiene el derecho de ser reconocida y apoyada por el estado sin exigencias de adhesión partidaria o ideológica de ningún tipo. Y tiene, también, la obligación de profesionalizar su gestión, crecer en convocatorias de público y en calidad de propuesta.La gente de La Plata lo está intentando y tiene propuestas; merecen el reconocimiento que están reclamando.

Entradas Relacionadas:
Convención sobre "Protección y la Promoción de la diversidad de las expresiones culturales"

Gestón Cultural, Arte y Poder

Derecho a la Creatividad

2 comentarios:

Marcos dijo...

La participación democrática de estos centros culturales independientes y de los grupos culturales que "pululan" por todas las regiones de nuestro país, ayudan a la inclusión social.
El Estado no debe dejar de oírlos y tenerlos en cuenta.

Fernando de Sá Souza dijo...

Quizás deberían encuadrar su reclama en la convención sobre promoción de la diversidad cultural que nuestro pais ha suscripto. Es cierto que está pendiente su ratificación por el congreso, lo cual dicho sea de paso plantea la importancia de revisar los marcos desde los cuales encuadramos la gestión cultural y, naturalmente, la importancia de las decisiones políticas de los estados; más allá de los gobiernos de turno.