04 septiembre, 2007

Carta Cultural Iberoamericana

La XV cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de los países iberoamericanos aprobó la Carta Cultural Iberoamericana, un documento que apunta a definir:
"Iberoamérica es un espacio cultural dinámico y singular; en él se reconoce una notable profundidad histórica, una pluralidad de orígenes y variadas manifestaciones.
La consolidación de un espacio iberoamericano que reconoce la multiplicidad de matices, conlleva voces que dialogan con otras culturas.
Es necesario fortalecer las estructuras regionales de cooperación con la finalidad de crear mejores condiciones para la inserción de Iberoamérica en el escenario global.
En este marco se promoverán las afirmaciones, ideas y valores consagrados en la presente Carta Cultural como líneas rectoras en la construcción de un espacio cultural iberoamericano.
"
El documento recorre los diferentes aspectos que hacen a la vida cultural de este espacio humano y geográfico que por esas cosas de la historia se define como ibero-américa.
Una lectura imprescindible para quienes nos dedicamos a la gestión cultural.

Carta Cultural Iberoamericana

Entrada Relacionada:
Idioma y Cultura

7 comentarios:

silvia dijo...

En este caso, el sujeto social e histórico es la XVI Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de los países Iberoamericanos. Quienes manifiestan su decisión cultural en un gesto concreto la Carta Cultural Iberoamericana.
El elemento central con que cuentan para llevar adelante este gesto es la implementación de políticas públicas, que se transforman en el recurso para el cumplimiento de la declaración realizada.
A su vez los destinatarios de esa política cultural son los pueblos de la región, en principio con el reconocimiento a su diversidad y al aporte que significa la integración de cada uno al espacio humano y geográfico.
En mi opinión, los objetivos trascendentes están relacionados a los Principios de Complementariedad y de Contribución al desarrollo sustentable, a la cohesión y a la inclusión social, señalados en la Carta Cultural. Estos dos aspectos señalan que, en el marco de la necesidad de fortalecer el desarrollo económico y social de la región, es importante reflejar la complementariedad existente entre lo económico, lo social y lo cultural; agregando además, que ese desarrollo será sustentable si se tiene en cuenta la dimensión cultural y se respeta la diversidad.

Silvia Cepeda – IFTS Nº 12 – 1º B – 2009

Adriana dijo...

los pueblos que tienen su identidad cultural y la defienden, a ese efecto es la reunion.
los recursos: nuestra identidad
destinatarios: los pueblos
la lucha de los pueblos que se refleja en todo este tipo de encuentros.

Anónimo dijo...

Agustina. 1º b El sujeto social que se comenta en el artículo a mi entender son los responsables de llevar a cabo el intercambio Cultural entre los Pueblos involucrados, que son los Jefes de estado y de Gobierno de la Cumbre Iberoamericana y sujeto el Histórico es el objetivo de la carta Cultura.
Los recursos que se disponen para el cumplimiento del mismo es primero que nada el compromiso de las autoridades en hacer que esta Política Cultural se promueva y difunda y también en disponer de un factor importantísimo que es la democracia que rige en todos los Estados de Iberoamerica que hace un mejor y limpio desarrollo cultural.
Los destinatarios de esa Política Cultural es cada uno de los ciudadanos de cada País que integra esta Cumbre y además es fundamental la participación de los mismos para el desarrollo de las culturas
el objetivo trascendente es el valor significativo y cultural que propone esta política para el enriquecimiento de nuestras sociedades.

Agustina dijo...

Agustina. 1º b El sujeto social que se comenta en el artículo a mi entender son los responsables de llevar a cabo el intercambio Cultural entre los Pueblos involucrados, que son los Jefes de estado y de Gobierno de la Cumbre Iberoamericana y sujeto Histórico es el objetivo de la carta Cultura.
Los recursos que se disponen para el cumplimiento del mismo es primero que nada el compromiso de las autoridades en hacer que esta Política Cultural se promueva y difunda y también en disponer de un factor importantísimo que es la democracia que rige en todos los Estados de Iberoamerica que hace un mejor y limpio desarrollo cultural.
Los destinatarios de esa Política Cultural es cada uno de los ciudadanos de cada País que integra esta Cumbre y además es fundamental la participación de los mismos para el desarrollo de las culturas.
el objetivo trascendente es el valor significativo y cultural que propone esta política para el enriquecimiento de nuestras sociedades.

Rojas Alejandra 1º A dijo...

El sujeto social e histórico es la XVI Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de los países Iberoamericanos.
Los recursos serian promover las afirmaciones ,ideas y valores consagrados en la presente Carta Cultural.
Los destinatarios de esa política cultural son los pueblos de la región, a mi entender los objetivos trascendentes serian la construcción de un espacio cultural iberoamericano y fortalecer las estructuras regionales de cooperación con la finalidad de crear mejores condiciones para la inserción de iberoamerica en el escenario global.

Anónimo dijo...

Son sujetos sociales e históricos los países iberoamericanos que se comprometen a través de la Carta.

La carta establece una serie de principios y valores que funcionarán a modo de guía para los estados iberoamericanos al momento de tomar medidas tendientes a cumplir con los fines en ella establecidos. No dispone los medios para cumplirlos sino principios rectores destinados a los estados productores de esos medios.

Los destinatarios son los habitantes de los estados iberoamericanos.

Creo que uno de los fines de la carta, a pesar de nos ser mencionado como tal, es fortalecer el desarrollo económico, que aparece mencionado en el principio de complementariedad. El objetivo trascendente, a mi criterio, se vincula a lo económico
Supongo que el no explicitarlo como un fin responde a que es muy difícil obtener una reacción positiva al asociar cultura con economía (tal vez parecida a la que genera la privatización de empresas estatales). Para evitar preguntas en tono de reproche tales como: “¿cómo se atreven a comercializar con lo que nos identifica, nos representa?, ¿con lo que es una expresión de lo que hay en lo más profundo de nuestro ser?”... Aunque el pintor vende sus obras, se pasa la gorra en un show callejero de tango, el dulce de leche es vendido a turistas por tres veces su valor como típico producto argentino, ni hablar de un asado en San Telmo, etc.
Con esto quiero decir que se evita poner el desarrollo económico dentro de los fines y se “disfraza”, por eso por ejemplo cuándo se habla de industrias culturales y creativas se pone primero que estas ...“son instrumentos fundamentales de creación y difusión de la cultura y afirmación de las identidades”..., y luego: ...“así como de generación de riqueza y crecimiento”.
La carta misma dice que en la Declaración de Córdoba de Salamanca se decide ...“elaborar una Carta Cultural Iberoamericana que, desde la perspectiva de la diversidad de nuestras expresiones culturales, contribuya a la consolidación del espacio iberoamericano y al desarrollo integral del ser humano y la superación de la pobreza”... Sin embargo a este último objetivo no hace alusión explícita y directa.
Me da la sensación al leerla de que se intenta que todo lo que aluda a la parte económica pase desapercibido. Perdido en el medio destaca el valor estratégico que tiene la cultura en la economía y su contribución al desarrollo de un país en este aspecto.
Cuando hace mención al patrimonio cultural iberoamericano dispone que para protegerlo se promueve la cooperación para evitar la exportación y el tráfico ilícito de bienes culturales y recuperar los bienes ilegalmente exportados. Nada dice de su tráfico licito, entonces si no se prohíbe puede venderse, ¿dónde está la protección si igualmente puede traficarse pero lícitamente? En definitiva, el patrimonio cultural materialmente se perdería, quedaría en el país aquello por lo que se intercambio. Teniendo en cuenta que en la carta el párrafo anterior al que acabo de hacer referencia habla de que la apropiación social asegura su preservación y el goce y disfrute de la ciudadanía, y este permiso implícito para venderlo, entiendo que: bienes declarados patrimonio cultural pertenecen al estado, quien podrá traficarlos lícitamente. Es decir, que todo aquello que la carta reconoce como representativo de una larga experiencia de modos originales e irrepetibles de estar en el mundo y representa la evolución de las comunidades iberoamericanas y constituye la referencia básica de su identidad, todo aquello que es manifestación de comunidades tradicionales, indígenas y afrodescendientes, todo aquello que forma parte del patrimonio cultural de un país debe ser del estado para disfrute de su pueblo, pero puede ser traficado lícitamente. Una venta ¿no es tráfico licito?.
Y desde un punto de vista sintáctico se puede decir que...“evitar la exportación y el tráfico ilícito”... es una oración ambigua, que generaría debate si dijéramos que un estado cometió una violación a uno de los parámetros que establece la carta por haber exportado un bien que forma parte del patrimonio cultural, pues dicho estado podría responder que lo que la carta prohíbe es la exportación ilícita, no la exportación. Personalmente teniendo en cuenta el contexto y que en realidad si solo prohibiera la exportación ilícita debería decir “exportación ilícita y trafico ilícito”, por ser sustantivos femenino y masculino respectivamente, entiendo que prohíbe exportar de cualquier forma, porque la idea es que quede en el país, pero es innegable que es una frase que da lugar a dudas a quien quiere tenerlas.
No critico en absoluto que la producción cultural pueda usarse como medio para el fortalecimiento de la economía, porque no por ello dejaría de cumplir el rol que le es propio (que yo creo que es subjetivo) y además contaría con medidas estatales tendientes a su incentivo, promoción y protección, pero hubiera preferido que al leer la carta esto surgiera de una forma explicita, clara, precisa, como uno de sus fines y no encubierto.
Tal vez mal interpreté lo leído, pero según mi criterio este es el objetivo trascendente-

María Fernanda Varennes.
Tecnicatura en Administración Pública 1ro. A

MEZA RICARDO -1A dijo...

Leído los principios enunciados en la carta cultural iberoamericana acordada en la de-claración de Córdoba (2005) en oportunidad de la “XV Cumbre Iberoamericana”, y de cuerdo a la propuesta de trabajo encomendada, al desarrollo de interpretación lograda en clase con el titular de la cátedra y demás trabajos analizados, puedo afirmar, según pre-guntas a responder:

1. - El sujeto social e histórico de la propuesta Cultural incorporada en la declaración de Córdoba (2005) en oportunidad de la “XV Cumbre Iberoamericana”, y el compromiso adqui-rido por los ministros de cultura de los países componentes, a lo acordado en la declara-ción de San José de COSTA RICA (2004) en lo relativo a promover y proteger la diversidad cultural que esta en la base de la comunidad Iberoamericana de naciones, refirmando que el componente cultural de estas naciones, poseedora de un patrimonio cultural común y diverso que es indispensable promover y proteger son los jefes políticos y de gobierno de los países Iberoamericanos.

2. Los recursos disponibles es amplia por la diversidad cultural de este conjunto de na-ciones.

- Cultura y Derechos Humanos.
- Cultura tradicionales industriales, indígenas de afrodescendientes y de poblaciones mi-grantes.
- Creación artística y literaria
- Industrias culturales y creativas
- Patrimonio cultural
- Cultura y Educación
- Cultura y ambiente
- Cultura, ciencia y tecnología
- Cultura y comunicación
- Cultura y economía solidaria
- Cultura y turismo


3. – Ese patrimonio cultural se desarrollará en el marco del carácter integral de los dere-chos humanos, de forma tal que ese mismo ejercicio permita y facilite a todos los indivi-duos y grupos la realización de sus capacidades creativas, así como el acceso a la parti-cipación y el disfrute de la cultura, estos derechos son la base de la plena ciudadanía y naciones de los individuos en el colectivo social, los protagonistas del que hacer es el campo de la cultura.

4. – Lo transcendente de este trabajo es promover, las afirmaciones, ideas y valores con-sagrados en la “CARTA CULTURAL IBEROAMERICANA”, como línea rectora en lal cons-trucción de un espacio cultural Iberoamericano, y continuidad del modelo.

El programa se sustenta no solo en un acervo cultural común, sino asimismo, en la riqueza de nuestros orígenes y de su expresión plural.

- Fortalecer las estructuras regionales de cooperación con la finalidad de crear mejo-res condiciones para la inserción de Iberoamérica en el escenario global.
- La construcción de sociedades más justas y equitativas.
- A las culturas emergentes, las inmigraciones, las dinámicas urbanas.
- El desarrollo de las tecnologías.
- El estimulo al surgimiento de nuevas narrativas y estéticas y refuerza el dialogo in-tercultural
- Generando y profundizando desafíos y riesgos como influencias mutuas y benéficas en la cultura de los países Iberoamericanos
- Afirma valor central de la cultura, como base indispensable para el desarrollo inte-gral del ser humano y para la superación de la pobreza y desigualdad.